Sobre mí

La pintura nació conmigo, un día 31 de octubre de 1981, desde niña pintaba paredes y pisos con crayones, cambiaba piezas de los juguetes para que tuvieran otra apariencia, escribía cartas con pinturas y acuarelas, me encantaba arreglar objetos, la armonía de cosas y personas, me llamaba mucho la atención.

Soy una mujer con un gran flujo de energía en el interior, siempre estoy en movimiento, soy muy inquieta, ahí es donde empiezo a conocer mi mágico regalo, poder crear, imaginar, pintar.

Tengo muy desarrollado el sentido del tacto, las palmas de mis manos siempre han sido muy valiosas para mí, me encanta sentir diferentes texturas, tocar la tierra, la arena, el barro, materiales mixtos y obviamente la pintura.

Empecé con el apoyo de mi familia y de amigas que confiaban en mi buen gusto, confiaron en mi capacidad y talento; Empecé a dar asesorías en áreas, con mis cuadros embellecer espacios y enseñarme a compartir lo que me gustaba, anhelaba a una Yolanda que deseaba conocer así empecé más fácil a fluir, vivir y dejar salir todo lo que podía reflejar que estaba dormido esperando el momento preciso para manifestarse en su máximo esplendor.

El arte para mi es la perfecta manera de manifestar la verdad y la belleza, cada obra lleva detrás un secreto entre la brocha y mi corazón que la vuelvo a descifrar cuando está terminada; Descubrir lo que amas hacer no es fácil, pero al hacerlo, me encanta, es como aire, puedo ser yo tal cual soy, cuando pintas renaces, es la terapia y el equilibrio perfecto para enfocarme, es el balance entre toda esa intensidad y la paz interior.

El arte, la pintura, el diseño, la armonía, los colores volvieron a mi vida para recordarme la niña feliz que pintaba los pisos y las paredes, deseosa de expresar de algún modo lo que sentía, abrazar la inmensidad de la imaginación, de los colores, dejas fluir los sentimientos, las emociones y plasmarlas porque me permiten materializar lo que quiero en un complejo mundo irreal.

Aunque en la vida de los artistas hay muchos días grises, también sufren grandes depresiones, pero en ellas se crean obras magnas de ellos.

En mis lienzos plasmo lo que soy, la lucha, el esfuerzo, la entrega, la dulzura, el amor, la intensidad y la frustración.